¿PODEMOS SOLUCIONARLO?

¿PODEMOS SOLUCIONARLO?

Debemos dejar de cerrar los ojos y dejar de ver la realidad: LA POBLACIÓN CADA VEZ TIENE UN PEOR NIVEL DE SALUD GENERAL.

Desde las edades más tempranas, hasta la población más adulta, hay una alta y creciente prevalencia de diabetes tipo II, a partir de ahora la llamaremos: DT2.

Esto es un problema que afecta a todo el mundo, en especial en los países con mayor nivel de desarrollo y esto supone un coste económico elevado para los diferentes sistemas sanitarios del país, además de reducir el nivel de calidad de vida y salud en las personas que la padecen.

Los factores de riesgo más comúnmente asociados con DM2 son el índice de masa corporal (IMC), la circunferencia de la cintura y la hipertensión.

 

El problema lo encontramos en la gestión que hacen las diferentes instituciones frente a esto y se entiende con un esquema MUY SIMPLE:

 

  1. Malos hábitos continuados, desde edades tempranas.
  2. Falta de actividad física y ejercicio físico.
  3. Poca educación nutricional y deportiva.
  4. Aparición de la enfermedad
  5. Tratamiento médico -> coste económico -> dependencia de medicinas para el resto de la vida
  6. Siguiente sujeto…

 

Y así, una y otra vez… ¿No sería más fácil atajar el problema desde la raíz y no poner parches de manera continua?

Mediante una revisión general y metanálisis de una serie de estudios realizados en los últimos años voy a escribir un artículo en referencia a ello, que cada uno saque sus propias conclusiones:

 

¿Qué pretenden estos estudios y que vamos a ver?

Se realizaron búsquedas en ocho bases de datos para revisiones de programas a nivel de población que informan el efecto sobre la dieta, la actividad física, el IMC o la prevalencia de obesidad / sobrepeso o diabetes mellitus tipo 2 (DM2).

Los estudios primarios fueron en gran medida experimentos naturales o estudios transversales de datos nacionales.

El aumento del precio de las bebidas azucaradas (SSB) y la comida rápida, la disminución del precio de las frutas y verduras, el etiquetado de los alimentos y las intervenciones en los supermercados se asociaron con efectos positivos en la dieta.

Las renovaciones de parques y parques infantiles y las indicaciones del punto de elección para aumentar el uso de escaleras se asociaron con efectos positivos sobre la actividad física.

El aumento del precio de los SSB (bebidas altas en azúcares), el etiquetado de los menús y productos procesados, las intervenciones en tiendas y supermercados y las intervenciones multicomponentes se asociaron con pequeñas reducciones en el IMC.

La alta y creciente prevalencia de diabetes mellitus tipo 2 (DM2) en todo el mundo y los costos económicos asociados están más que estudiados y demostrados, su prevención es una prioridad mundial de salud pública.

Los factores de riesgo más comúnmente asociados con DM2 son el índice de masa corporal (IMC), la circunferencia de la cintura y la hipertensión, con medidas de adiposidad, son los únicos factores que se han relacionado causalmente con la incidencia de diabetes.

 

REDUCCIÓN DEL CONSUMO DE ALIMENTOS ALTOS EN CALORÍAS Y NOCIVOS.

Los diferentes estudios destinados a reducir el consumo de calorías y alimentos considerados nocivos para la salud  demostraron que:

El aumento del consumo de alimentos altamente procesados ​​y con un gran nivel de calorías (que tienden a ser más baratos que los alimentos considerados saludables) se asocia con una mayor prevalencia de obesidad, puesto que la población tiene un acceso más fácil a estos.

Se buscaron cambios en los precios de los alimentos para aumentar el consumo de alimentos saludables como frutas y verduras o para reducir el consumo de alimentos poco saludables, por ejemplo, las bebidas endulzadas con azúcar (SSB), que son una fuente sustancial de calorías (casi la mitad de las calorías del azúcar agregado en los Estados Unidos) pero casi no tienen valor nutricional.

Nueve revisiones sistemáticas examinaron medidas económicas destinadas a disminuir el consumo de energía, centrándose en los precios de los SSB, la comida rápida o las frutas y verduras.

Se pudo observar que cuando se aumentaba el precio de los productos procesados y se reducía el precio en productos saludables, el aumento en el consumo de los segundos era CONSIDERABLE, por lo tanto… HAY CIERTA BASE PARA ENCONTRAR UNA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS QUE COMENTAMOS.

 

EL AUMENTO DE LOS PRECIOS EN RESTAURANTES DE COMIDA RÁPIDA

Diferentes estudios trataron de comprobar que ocurría con el incremento del precio de la comida rápida, y. como era de esperar…

De los resultados de comida rápida y / o peso encontraron que, en general, un aumento del 1% en el precio de la comida rápida se asoció con una disminución absoluta del 0.3% en el consumo, pero no con cambios estadísticamente significativos en el IMC.

Teniendo en cuenta que solamente se inrementó el precio un 1% podemos ver que la consecuencia a nivel de salud es MUY POSITIVA.

Se descubrió que la demanda de frutas y verduras tiene una tendencia elástica (por cada 10% de disminución en el precio de las frutas y verduras, la cantidad comprada aumenta un 14%) y una asociación con disminuciones no significativas en el IMC.

Uno de los contribuyentes a un entorno obesogénico es el exceso de disponibilidad de alimentos altos en calorías y procesados, tanto en las tiendas de alimentos como en las grandes superficies comerciales.

En los países de altos ingresos, comer fuera del hogar está aumentando de manera continúa, lo que representan el 30% del gasto semanal en alimentos en el Reino Unido y el 50% en los Estados Unidos.

El aumento del consumo de alimentos fuera del hogar está asociado con una mayor ingesta de grasas y energía, lo que aumenta el riesgo de aumento de peso, obesidad y resistencia a la insulina, lo que aumenta el riesgo de DT2.

Esto no quiere decir que no debas comer fuera de casa, solamente que debes saber elegir donde y que comer, algo que no todo el mundo sabe hacer.

Esto ha generado interés en etiquetar el contenido nutricional de los alimentos comprados en tiendas o menús de restaurantes, con el objetivo de aumentar la selección de opciones de alimentos saludables y reducir el consumo de calorías.

 

Las intervenciones en las tiendas de alimentos incorporaron una gama de iniciativas para alentar la selección de alimentos saludables, que incluyen:

 

(1) mejorar la asequibilidad (por ejemplo, descuentos o cupones),

(2) aumentar el acceso o la disponibilidad (por ejemplo, mayor espacio en los estantes, ubicación más prominente y refrigeración mejorada),

(3) información y publicidad (por ejemplo, folletos, recorridos por supermercados, demostraciones de alimentos y etiquetado de estantes).

Las intervenciones en las tiendas de alimentos aumentaron la compra de alimentos saludables.

 

¿LOS MEDIOS SON LOS CULPABLES?

Sería demasiado atrevido lanzar este juicio de manera directa, pero si que debemos ser conscientes que nos bombardean a diario con publicidad, información… a través de los medios y tenemos que saber seleccionar la información recibida y tener sentido crítico.

Las campañas en los medios de comunicación son campañas intensivas a gran escala que transmiten mensajes sobre un tema a través de una variedad de canales de medios con el objetivo de informar o motivar a una población a alterar su comportamiento, en este caso principalmente para aumentar sus niveles de actividad física o para aumentar otros comportamientos relacionados con la salud (por ejemplo, adoptar una dieta más saludable).

Los mensajes clave se pueden entregar por televisión, radio, vallas publicitarias, periódicos, revistas, sitios web de campañas y canales de redes sociales, con o sin eventos comunitarios y sesiones educativas.

Me sale humo de la cabeza cuando escucho eso de: ‘’9/10 pediatras recomiendan desayunar con ‘’x’’ cereales’’

¿En serio? ¿Tanto poder tiene el lobby de los procesados?

 

INVERSIÓN EN PARQUES Y AREAS DEPORTIVAS:

Examinaron el efecto de las renovaciones de parques y patios de recreo en la actividad física, incluidas las intervenciones que mejoraron el equipo del parque o patio de recreo, caminos o senderos, áreas de descanso y promoción de instalaciones en espacios verdes.

Las renovaciones de parques y parques infantiles parecieron efectivas para aumentar el uso del parque.

 

Viajes activos: andar y moverse en bici por la ciudad.

La mejora de las redes de rutas en bicicleta y senderos para caminar, proporcionar mapas para caminar / andar en bicicleta y otros materiales educativos y promocionales, transporte subsidiado sin automóvil (por ejemplo, pases gratuitos de autobús), desincentivos para el transporte en automóvil (por ejemplo, peajes) y una variedad de iniciativas de planificación como peatonalizar centros urbanos, zonas de calma de tráfico…

Encontraron un aumento en la marcha o el ciclismo como medio de viaje en la mayoría de los estudios incluidos, y la otra revisión de buena calidad encontró que las intervenciones más prometedoras se adaptaron a las intervenciones de mercado dirigidas a hogares con mayor probabilidad de cambiar el comportamiento. En la mayoría de los casos, las intervenciones de marketing personalizadas fueron un paquete de materiales de marketing, información (por ejemplo, rutas y horarios de autobuses) e incentivos (por ejemplo, boletos de autobús gratuitos) para hogares interesados ​​en cambiar el comportamiento de los viajes.

Una amplia variedad de intervenciones a nivel de la población tiene un efecto en aumentar las elecciones de alimentos saludables e influir en la actividad física, con un pequeño grupo de intervenciones (cambios en SSB y precios de frutas y verduras, etiquetado de menús, intervenciones en supermercados e intervenciones comunitarias multifactoriales) que aparecen para contribuir a reducciones en el IMC.

 

Si bien el efecto absoluto de estas intervenciones es pequeño, su esfera de acción (toda la población) es grande.

En conjunto, estas intervenciones proporcionan componentes importantes de una respuesta a nivel de sistema al complejo problema de los sistemas de obesidad, en el cual el enfoque debe estar tanto en cambiar los entornos en los que vivimos como en la forma en que respondemos a esos entornos.

 

 

 

REFERENCIAS:

  1. International Diabetes Federation. IDF Diabetes Atlas. 8th ed. Brussels, Belgium: International Diabetes Federation; 2017.
  2. World Health Organisation. Global health observatory—obesity Accessed on 11th December at http://wwwwhoint/gho/ncd/risk_ factors/obesity_text/en/.
  3. Bagust A, Hopkinson PK, Maslove L, Currie CJ. The projected health care burden of type 2 diabetes in the UK from 2000 to 2060. Diabet Med : A Journal of the British Diabetic Association. 2002;19(Suppl 4):1‐
  4. The Community Guide. Diabetes Prevention and Control: Combined Diet and Physical Activity Promotion Programmes to Prevent Type 2 Diabetes Among People at Increased Risk. Atlanta, GA. Accessed on 19th April 2015 at wwwthecommunityguideorg/Diabetes/ supportingmaterials/SScombineddietandpa‐econhtml 2014.
  5. NHS England. Accessed on 11th December 2017 on https://www. england.nhs.uk/diabetes/diabetes‐prevention/. NHS Diabetes Prevention Programme.
  6. Diabetes Australia. Information on prevention programmes. Accessed on 21st June 2016 on https://www.diabetesaustralia.com.au/ prevention
  7. Rose G. Sick individuals and sick populations. Int J Epidemiol. 2001;30(3):427‐
  8. Zimmet P, Alberti KG, Shaw J. Global and societal implications of the diabetes epidemic. Nature. 2001;414(6865):782‐
  9. Noble D, Mathur R, Dent T, Meads C, Greenhalgh T. Risk models and scores for type 2 diabetes: systematic review. BMJ. 2011;343.
  10. Hamman RF, Wing RR, Edelstein SL, et al. Effect of weight loss with lifestyle intervention on risk of diabetes. Diabetes Care. 2006;29(9):2102‐
  11. Balk EM, Earley A, Raman G, Avendano EA, Pittas AG, Remington PL. Combined diet and physical activity promotion programs to prevent type 2 diabetes among persons at increased risk: a systematic review for the community preventive services task force. Ann Intern Med. 2015;163(6):437‐
No Comments

Post A Comment