PREPARACIÓN FISICA EN NADADORES

PREPARACIÓN FISICA EN NADADORES

¿RESPONDEMOS CORRECTAMENTE A LAS NECESIDADES DE LA DISCIPLINA?

 

La preparación física en ‘’seco’’ es una parte importante en la programación deportiva de los nadadores de todos los niveles, siempre ajustada a las necesidades de cada categoría y objetivos de esta.

El trabajo fuera del agua es una parte IMPORTANTE y que se le debe prestar la atención necesaria, ya que años atrás se trabajaba de manera indiscriminada en el agua, sin prestarle demasiada atención al entrenamiento con cargas o autocargas, algo que es un error y que, por desgracia, todavía se sigue viendo bastante.

Para poder programar adecuadamente un entrenamiento de preparación física en nadadores debemos conocer los requerimientos de la disciplina deportiva y en base a ello, programar en consecuencia.

 

La preparación física no consiste en escoger 10 ejercicios, ordenarlos de algún modo y realizarlos, al menos no es la manera óptima de hacerlo.

 

El rendimiento en natación depende del nivel de fuerza y potencia del deportista, junto con otros factores que son determinantes en el rendimiento en las diferentes pruebas, estilos y distancias.

Uno de los ejercicios que debemos tener siempre presentes en la programación del entrenamiento fuera del agua de un nadador es el trabajo de DOMINADAS, el cual involucra de manera directa al dorsal ancho, el cual es un músculo que recibe una gran activación durante el nado.

En mi opinión, toda preparación física fuera del agua debe contar con este ejercicio, ya sea mediante progresiones para aquellos nadadores con poca experiencia o con trabajo de mayor nivel con nadadores con mayor nivel de fuerza y experiencia en el entrenamiento.

Diferentes estudios analizaron la relación entre el rendimiento en natación y el nivel de fuerza en el trabajo fuera del agua, tanto en extremidades inferiores (a través del CMJ) como de extremidad superior (mediante las dominadas).

Otros ejercicios, como el press de banca, el trabajo en polea alta o el lanzamiento de balón medicinal, han demostrado correlaciones con la mejora de la potencia en natación, lo que nos indica que podrían ser predictores del rendimiento en natación, por lo que podría ser interesante incluirlo en las diferentes programaciones fuera del agua.

 

Uno de los principales hallazgos de este estudio (Pérez-Olea et. al) fue la alta correlación entre el rendimiento de natación y las diferentes variables mecánicas en la fase concéntrica durante una dominada (velocidad y potencia) o de una serie de dominadas hasta llegar al fallo muscular (velocidad media en la ejecución y resistencia a la pérdida de velocidad).

 

Todas estas variables, especialmente la velocidad media durante la prueba del número máximo de pull-ups posibles, presentó una mayor correlación (r = 0,88) que, en cualquier otro ejercicio, lo que nos indica que este tipo de ejercicio cobra una importancia ELEVADA en la preparación de nuestros deportistas.

Sin embargo, debe enfatizarse que el número máximo de repeticiones hasta el fallo muscular no fue un buen predictor del rendimiento en natación, lo que nos puede indicar que el trabajo hasta el fallo muscular no es lo óptimo (algo que ya se sabe, pero que conviene recordar).

 

El mismo estudio demostró una fuerte correlación entre la fuerza y potencia en el tren inferior, con una mejora en el rendimiento en natación.

Una buena patada consigue mejorar la estabilidad del tronco durante el nado, además de mejorar el nivel de propulsión y mantener una mejor posición horizontal, lo que acaba en una mejor posición hidrodinámica (principio básico para poder avanzar con eficiencia y mostrando poca resistencia al agua).

El objetivo fue analizar la influencia de la fuerza en el trabajo en seco de las extremidades inferiores en el rendimiento de natación de estilo libre solo realizando la patada, utilizando el salto de contramovimiento como un predictor válido de la potencia de las extremidades inferiores.

Estos resultados no mostraron una correlación positiva entre cualquiera de los marcadores analizados de fuerza de las extremidades inferiores y el trabajo de piernas o estilo libre completo (en este estudio) pero si en otros.

Esta falta de relación ha sido reportada previamente en estudios en los que los participantes comenzaron a nadar desde el interior del agua, es decir, sin realizar una salida desde el trampolín.

 

Curiosamente, Morouço et al. encontraron una correlación significativa entre el trabajo realizado durante el CMJ o la potencia de propulsión media máxima en el salto con la fuerza producida durante la natación atada pero no con la velocidad de natación, lo que refuerza la idea de que otros factores técnicos, como la posición del cuerpo o la patada la efectividad juega papeles más importantes que la fuerza de la extremidad inferior.

 

La fuerza explosiva en extremidades inferiores puede ser determinante para el rendimiento en los virajes o en la salida y por ello, debemos tener esto presente, ya que son dos elementos CLAVE durante las diferentes pruebas.

El rendimiento en la prueba está estrechamente relacionado con una buena salida, especialmente en aquellas pruebas que son de corta distancia, y algunos estudios han demostrado una correlación moderada entre la capacidad de salto vertical y el rendimiento en la salida.

Es especialmente importante implantar un correcto entrenamiento de fuerza en los grupos de nadadores jóvenes, ya que estos son sensibles a la mejora de la fuerza, potencia y conseguiremos mejorar o prevenir los desequilibrios musculares.

Sin embargo, debe enfatizarse que un aumento en la fuerza no necesariamente significa una mejora en el rendimiento de la natación debido a la importancia de

factores técnicos, ya que los nadadores tienen que desarrollar no solo altos niveles de fuerza sino también deben aplicarlos de manera efectiva para maximizar la propulsión.

 

Por lo tanto, podemos confirmar la importancia de incluir un programa apropiado de entrenamiento de fuerza en seco, con una correcta combinación con los entrenamientos en agua y entrenamiento técnico para la mejora de la natación y rendimiento en jóvenes.

 

 

REFERENCIAS:

Relationship between dryland strength and swimming performance: pull-up mechanics as a predictor of swimming speed.

1. Aspenes, S, Kjendlie, PL, Hoff, J, and Helgerud, J. Combined strength and endurance training in competitive swimmers. J Sport Sci Med 8: 357–365, 2009.

2. Balsalobre-Fernandez, C, Santos-Concejero, J, and Grivas, G V. The Effects of Strength Training on Running Economy in Highly Trained Runners: A Systematic Review with Meta-Analysis of Controlled Trials. J Strength Cond Res , 2015.Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26694507

3. Barbosa, TM, Bragada, JA, Reis, VM, Marinho, DA, Carvalho, C, and Silva, AJ. Energetics and biomechanics as determining factors of swimming performance: Updating the state of the art. J Sci Med Sport 13: 262–269, 2010.

4. Batalha, N, Marmeleira, J, Garrido, N, and Silva, AJ. Does a water-training macrocycle really create imbalances in swimmers’ shoulder rotator muscles? Eur J Sport Sci 1–6, 2014.Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24754705

5. Batalha, N, Raimundo, A, Tomas-Carus, P, Paulo, J, Simao, R, and Silva, AJ. Does a land-based compensatory strength-training programme influences the rotator cuff balance of young competitive swimmers? Eur J Sport Sci 15: 764– 772, 2015.

6. Cohen J. Statistical power analysis for the behavioral sciences (2nd ed.). Hillsdale, NJ: Lawrence Earlbaum Associates, 1988. 7. Crowe, S, Babington, J, Tanner, D, and Stager, J. The relationship of strength to dryland power, swimming power, and swimming performance. Med Sci Sports Exerc 31: S255, 1999.

8. Dalamitros, AA, Manou, V, and Pelarigo, JG. Laboratory-based tests for swimmers: Methodology, reliability, considerations and relationship with frontcrawl performance. J Hum Sport Exerc 9: 172–187, 2014.

9. Deschodt, J V., Arsac, LM, and Rouard, AH. Relative contribution of arms and legs in humans to propulsion in 25-m sprint front-crawl swimming. Eur J Appl Physiol Occup Physiol 80: 192–199, 1999.

No Comments

Post A Comment